MENÚ
Rene Santos (parte 1)
05/08/2021 09:44 en Los BLOG de Roberto Gyemant

Rene Santos, Leyenda de música panameña - parte 1, por Roberto Ernesto Gyemant - Dj. Beto

En otra parte he señalado que Panamá fue una parte clave de las rutas musicales superpuestas de músicas populares afrocubanas, jazz, calipso y en español durante las décadas de 1930 a 1970. Para la música afrocubana, las paradas clave en la ruta incluyeron La Habana, Nueva York, Puerto Rico, Caracas, Ciudad de México y Ciudad de Panamá / Colón. Una parte conectada de la historia involucra a la diáspora de músicos afrocubanos en esos destinos y más allá en América Latina. 

 

Dibujo del autor titulado “Visualizando (español e inglés) músicas afroantillanas y americanas”. La música cubana está en rojo. La línea de puntos con la estrella muestra el importantísimo “Cinquillo” sincopado que se traslada de La Española (Haití / RD) a Cuba.

Por un lado, los cubanos (músicos y de otro tipo) se había estado moviendo a los países de América Latina (y Nueva York, cuya población latina de la década de 1940 fue de más de 150.000) en toda la primera mitad de la 20 ª  siglo, con lo que su música con ellos. Así, las interesantes culturas del danzón en Veracruz y Yucatán desde principios del siglo XX  , y las culturas de la danza del son cubano en República Dominicana y Curazao, algunas relacionadas con cubanos involucrados en la industria azucarera que se trasladan a esos países. 

Esto también sucedió en Colombia, según un artículo sobre Sexteto Tabalá: “La historia del sexteto en la tradición colombiana comienza en los ingenios azucareros en algún momento de la década de 1930. Para satisfacer las necesidades de mano de obra, los gerentes de las plantaciones importaban trabajadores cubanos a los molinos colombianos, y con ellos no solo su habilidad en el campo, sino también su dominio del son, un estilo de música originalmente tocado con la voz y la guitarra españolas emparejadas con ritmos africanos. "

Varios empujones y tirones llevaron a los músicos cubanos a países latinoamericanos (y nuevamente, a Nueva York) desde los años 30 hasta los 60. La animada vida nocturna de la Ciudad de México, Colón (gracias a una gran población de militares estadounidenses y empleados del Canal) y Caracas ofrecía excelentes oportunidades para los músicos cubanos. Todas estas ciudades tenían estaciones de radio bien desarrolladas, y la Ciudad de México, además, era un centro emergente de películas distribuidas en todo el mundo de habla hispana, especialmente las películas "Rumbera" de las décadas de 1940 y 1950 que presentaban música afrocubana y contaban historias de mujeres disipadas en el ambiente de la vida nocturna.

Famoso cubano Rumbera Ninon Sevilla

Algunos de los atractivos de Nueva York incluyeron la oportunidad de tocar lucrativos conciertos para la sociedad blanca (especialmente para los músicos de piel clara) y para las poblaciones latinas por igual. Según “Hispanic New York, A Sourcebook”, la población puertorriqueña se disparó de aproximadamente 60.000 en 1940 a 600.000 en 1960, y eran consumidores clave (y contribuyentes de nuevas formas) de la música afrocubana. Entonces Anselmo Sacasas y Miguelito Valdés, el pianista / arreglista estrella y cantante respectivamente de la Orquesta Casino de la Playa, se fueron a Nueva York a principios de los años 40. Sacasas tuvo una carrera exitosa jugando en el tipo de clubes de sociedad en los que se podía encontrar a Walter Winchell, y luego se retiró a Puerto Rico. Asimismo, Miguelito Valdés, quien jugó con el famoso nacionalmente Xavier Cugat, y luego actuó en películas de Hollywood y Ciudad de México.

Para más información sobre Miguelito, vea mi artículo aquí: http://esperobook.com/2020/04/23/cugie-ricky-ricardo-and-the-real-mr-babalu/

Otro ímpetu para residir o mudarse a ciudades latinoamericanas involucró la gran cantidad de excelentes músicos en La Habana. El talento era demasiado profundo y solo había un número limitado de conciertos de elección. Beny Moré es el ejemplo clásico. Un desconocido en su Cuba natal, no pudo abrirse paso en la Habana de principios de los 40, por lo que se trasladó a la Ciudad de México y grabó una serie de grabaciones seminales (“La Culebra,“ Bonito y Sabroso ”, etc.) que se han convertido en clásicos del canon afrocubano. Regresó a Cuba como una estrella a principios de la década de 1950.

Un joven Beny Moré de la contraportada de su primer LP de 10 ″ en RCA Victor

Excelentes músicos lo siguieron o procedieron a la Ciudad de México, incluidos los cantantes Orlando “Cascarita” Guerra, Kiko Mendive (que también vivía en Caracas), los cantantes y compositores Francisco Fellové y Silvestre Méndez, y los directores de orquesta Dámaso Pérez Prado y Mariano Mercerón.

El racismo también empujó a los músicos cubanos: la línea de color de La Habana era tan mala como en cualquier estado de Estados Unidos, exacerbada por un gran número de turistas estadounidenses y gerentes de casinos yanquis que insistían en el racismo contra los negros. Muchos músicos comentaron sobre el racismo como un factor en su decisión de emigrar, incluido el líder de la banda de Machito, Mario Bauza, quien se sintió aliviado de poder vivir en un Harlem donde la negrura era normal. 

Finalmente, los acontecimientos políticos fueron un empujón, especialmente después de la Revolución Cubana, que llevaron a artistas como Celia Cruz y La Sonora Matancera a emigrar primero a México y luego a Nueva York y otras ciudades de Estados Unidos y América Latina. Algo de esto se basó en preferencias políticas, pero también era cierto que la Cuba Revolucionaria efectivamente mató la vida nocturna de La Habana y reprimió las prácticas religiosas afrocubanas después de la revolución.

Volviendo a Panamá, como señalé anteriormente en una publicación sobre las grabaciones de René Santos con Alberto Quintanar: “Santos fue parte de una ola de músicos cubanos que llegaron a Panamá a mediados de los años 40 para tocar en la escena de los clubes nocturnos durante y después la Guerra Mundial, nombres que incluyen a Peruchín y Miguelito Cuní! ” Otro músico consumado que se mudó a Panamá (y luego a Nueva York, y de regreso a Panamá) fue el saxofonista / violinista Chombo Silva, quien tocó con Alegre All Stars en Nueva York y cuyo tono en Sax se ha comparado con el de Lester Young. 

Bandas cubanas de renombre también hicieron giras por Panamá en la época, incluyendo Orquesta Riverside y Roberto Faz, y Cascarita, Beny y Manuel “Puntillita” Licea tocaron los carnavales en numerosas ocasiones desde finales de los 40 hasta los 50. Para más información sobre Beny en Panamá, vea mi artículo aquí: http://esperobook.com/2020/04/18/salsa-in-panama-from-beny-to-willie/

Desafortunadamente, de René Santos no he podido encontrar mucha documentación, y pasó meses antes de que yo visitara Panamá por primera vez para entrevistas (fue uno de los primeros sobre los que pregunté). Según Mario García Hudson, Director del Centro Audiovisual de la Biblioteca Nacional de Panamá, Santos llegó a Panamá en 1948. Francisco Bush Buckley (QEPD) en su “La Música Salsa en Panamá y Algo Mas” tiene a Santos de gira por Panamá con el Conjunto Habana, y decidir quedarse.

Rene Santos y su Conjunto de Estrellas, Colección de Mario García Hudson

Como Tresero (y bajista), Santos fue un sólido representante del estilo Conjunto Cubano en Panamá. Recuerde que estos son los años de gloria para Conjuntos cubanos: Beny se había ido a México con el Conjunto Matamoros en 1945, y a finales de los años 40, el Conjunto de Arsenio se estaba separando cuando se mudaba a Nueva York para tratar de obtener atención médica avanzada para su ceguera. . Todos los excelentes Conjuntos que se escindieron del grupo seminal de Arsenio, como el Conjunto Modelo, Estrellas de Chocolate y el inimitable Conjunto Chappottin, dirigido por la primera trompeta de Arsenio, estaban en su apogeo en esta época o poco después.

Santos tocó en varios grupos en Panamá, incluyendo La Perfecta de Armando Boza y el Trío Las Tres Voces con Marta Estela Paredes (que pronto será famosa Bolerista) y el cantante cubano Osvaldo García. García, quien luego cantó con la Orquesta Rumba Casino de Panamá, impartió su conocimiento del Cubano Soneo a un joven cantante panameño llamado Felipe Carrasco, quien luego cantaría con Santos y muchos otros excelentes grupos.

Santos también tocó con el Conjunto Bahía, que incluía a García y los cantantes Sonia Evans (también cubana) y el panameño Jorge Luis “Chuchi” Moreno. Per Hudson, Chuchi, quien fue cantante del Conjunto Estrellas Panameñas de Ezequiel “Pipo” Navarro, amaba el estilo de conjunto y fue uno de los primeros en cantar con Santos cuando organizó su propio Conjunto.

De izquierda a derecha, el gran cantante de Panamá Manito Johnson, el Bongocero / Pianista panameño Mane Nieto, Beny Moré, los cantantes panameños Tito Contreras y Chuchi Moreno, desconocidos y desconocidos al frente. De Herencia Latina

Aquí está Chuchi cantando el delicioso Son Montuno “Pegao Pegao” con el Conjunto de René Santos, en las Discos Istmeños 45:

En los años 60, Moreno también cantó con el Conjunto Gigante, la banda de casa de la TV2 Nacional de Panamá, dirigida por el saxofonista Gussy Escobar y luego por Fermín Macías. Parece que hubo una puerta giratoria de músicos entre el Conjunto de René Santos y sus Estrellas y ambos Conjunto Gigante, así como la reconocida Orquesta 11 de Octubre de la Guardia Nacional.

El pianista del Conjunto Gigante fue Teófilo “Cuz” Joseph, y los arreglos fueron manejados por Escobar, Santos y el famoso bajista / director de orquesta / arreglista de Panamá Clarence Martin Sr. El Conjunto Gigante también contó con el cantante Marcos Cáceres, quien se destacó como un destacado artista gráfico. De hecho, Cáceres diseñó varias de las portadas de LP más llamativas de la discografía de Panamá: los LP de Nuevos Soul Fantastic y Manito Johnson y Sus Diferentes en Taboga se destacan como ejemplos.

Aquí está Moreno nuevamente, esta vez con el Conjunto Gigante, cantando la masiva “Guajiralandia” en Padisco:

El Conjunto de Santos también contó con Felipe Carrasco, mencionado anteriormente. Según Eric González de Herencia Latina, Carrasco es considerado el mejor Sonero cubano de Panamá. Carrasco grabó por primera vez (y tuvo un pequeño éxito) con el Conjunto de Santos en “Tierra Querida / Sarasí” en el sello Artelec. Luego pasó a cantar con la Orquesta 11 de Octubre, Conjunto Gigante, Orquesta de Víctor “Vitín” Paz, Orquesta de Rafael Labasta, Los Salvajes del Ritmo (que antes tenía un joven Rubén Blades como cantante) y su propio grupo llamado “Los Criollos . " La hermana de Carrasco es Catalina Carrasco - “Catita” de Panamá - una de las cantantes de música típica más famosas. quien protagonizó con el Conjunto de Yin Carrizo.

Felipe Carrasco

Aquí está Carrasco cantando el poema de amor de René a Panamá, la guaracha “Tierra Querida”:

Finalmente, aquí hay otro excelente 45 de René Santos y Sus Estrellas - el Son Montuno con sabor a Boogaloo “Yo No Camino Mas”. La canción es de origen cubano, escrita por Anacario Mondejar. Damirón y Su Charanga hicieron una versión en los años 60, y la potencia neoyorquina dirigida por Sonny Bravo Típica 73 grabó más tarde una bonita versión moderna de charanga típica, con músicos de todo el mundo Alfredo De La Fe al violín y Mario Rivera al saxo barítono, con voz de José “El Canario” Alberto.

El cantante no figura en la lista, pero todos parecen estar de acuerdo en que no es ni Carrasco ni Moreno. El músico e historiador musical panameño Clarence Martin Jr. cree que se trata de Manolín Díaz o Tony Bermudez.

Continuará…

COMENTARIOS
¡Comentario enviado exitosamente!